Jueves, 14 Abril 2016 11:22

CAQUETÁ

Escrito por Leonardo Muñoz Toledo

El Caquetá es uno de los departamentos amazónicos más jóvenes de Colombia. El 15 de diciembre de 1981 conforme a la ley 78 se eleva a la categoría de departamento.

El Caquetá está situado al sur del país, en la región amazónica. Tiene una extensión de 88.965 km2 equivalente al 7.8% de la superficie del país, siendo el departamento más grande de Colombia. El departamento se encuentra entre las coordenadas 0° 40´ de latitud y 2° 58´ de latitud norte y los; y 71° 30´ y 76° 15´ de longitud, al oeste de Greenwich. Limita por el norte con los departamentos del Meta y Guaviare; por el sur con el Amazonas y El Putumayo; por el occidente con Cauca y Huila; y por el oriente con Vaupés y Amazonas.

 

Cuenta con 16 municipios que son, en su orden de creación, Florencia (1912), San Vicente Del Caguán (1950), Belén de los Andaquíes (1950), La Montañita (1955), El Paují (1967), El Doncello (1967), Puerto Rico (1967), y los municipios de Albania, Cartagena del Chairá, Curillo, Milán, Morelia, San José del Fragua, Solano y Valparaíso creados en 1985. Finalmente Solita en 1994.

 Antecedentes Históricos de Caquetá y Florencia

El primer ingreso de los conquistadores españoles fue realizado por Hernán Pérez de Quezada procedente de Granada España, quien por primera vez piso tierras Caqueteñas en 1541 de donde se vio obligado a salir muy pronto. Durante su recorrido solo dejó construidos algunos campamentos.

El boom del Caucho.

En el Amazonas, en realidad, la fiebre del caucho había empezado algunas décadas atrás, cuando en el Brasil se inició de forma sistemática la explotación del látex o siringa, para suplir la creciente demanda de caucho natural por parte de grandes industrias de Estados Unidos, Inglaterra, Francia y otros países Europeos. La masificación del neumático para bicicletas y luego su aplicación a gran escala en la industria automotriz, telecomunicaciones (cables submarinos), medicina y hasta en los zepelines, dispararon,hasta enloquecer, su demanda. Al Caquetá llegaron varias compañías y mercaderes. Los portugueses que entraron por el Yarí, los pastusos por el sur; y los habitantes del sur del Huila y Tolima por el río Pescado.

Este proceso de poblamiento originado por el desplazamiento de grupos humanos en busca del caucho y la quina, agenciados por la Casa Arana, durante los últimos 30 años del siglo XIX trajo consigo eldesalojamiento violento de la población nativa, perteneciente a diversas

Familias: Los Tamas, Karijonas, Andaquíes, Macaguajes y los Huitotos, grupos en su mayoría nómadas.

La Agencia de la Perdiz.

Los hermanos Gutiérrez, Antonio Pizarro y Antonio Angel empresarios caucheros, dominaron el escenario caqueteño al finalizar el siglo XIX e inicios del XX. En ese tiempo el negocio del caucho en sus diversas variedades se constituyó en el único objetivo de entrada a ese territorio, donde su gran número de ríos y quebradas se constituían en las principales vías de comunicación, además del viejo y deteriorado camino o trocha pública que partía de la región del Pescado (Belén de los Andaquíes) a la Concepción (Acevedo - Huila), la vía más antigua para entrar al Caquetá, por el lado del Huila, utilizada por los frailes Franciscanos en el siglo pasado.

En 1889 se funda en el Caquetá la sociedad cauchera más importante con el nombre de La Perdiz por los señores Antonio Pizarro y Francisco Gutiérrez, este último en unión de sus hermanos y familiares, sientan las bases fundacionales del caserío La Perdiz. Al año siguiente fundaron "Puerto Pizarro en el desmonte de Pedro A. Pizarro" lugar en donde se consolidaría luego la ciudad de Florencia en 1902. Por eso, a partir de los años 20 y hasta los años 50, el espacio civil más importante.

Florencia y el orden sociocultural capuchino (1902-1951).

 Según el testimonio de Fray Doroteo de Pupiales, cofundador y bautizador de Florencia: El 3 de diciembre de 1902 desembarcó en La Perdiz, agencia de la compañía Pizarro. Allí consideró un lugar propicio para fundar un pueblo. “El señor Pedro Pizarro y sus socios se empeñan mucho en fundar allí un templo; di todo lo necesario para ese objeto, y hay mucha gente resuelta para edificar allí su casa con la condición de que los misioneros pongan allí una residencia”. Fray Doroteo de Puiales bautizó a Florencia el 25 de diciembre de 1902. El 8 de diciembre se celebró con solemnidad la fiesta de la Inmaculada Concepción.

La colonización andina y la influencia cultural italiana (1952-1976).

Después del Bogotazo (1948) la colonización predominantemente “opita”, orientada ideológicamente por los frailes capuchinos hasta 1951, sufre una transformación radical desde el punto de vista:

Poblacional: apareció una migración de origen andina, dado el conflicto partidista liberal-conservador presentado en el país. Estas nuevas olas migrantes llegaron al Caquetá, imaginado entonces como territorio de paz. Por otra parte, desde 1952 los padres de la Consolata, de origen italiano, comenzaron a dirigir religiosa y culturalmente la colonización. En este periodo el poblamiento de Florencia creció de una manera irregular, dando origen anuevos barrios de invasión tal como ha sido tradición en la ampliación del perímetro urbano.

Sea de anotar que la historia urbana de Florencia y la construcción de sus barrios, está por realizar. Florencia y la colonización en general, en el periodo en mención, estuvo signada por el conflicto de las migraciones y la construcción de nuevos asentamientos.

Desde el punto de vista económico más allá del surgimiento de una economía ganadera industrial como la Hacienda Larandia, la mayoría de los colonos, seguían internándose en la selva para abrir la frontera agrícola del territorio, su situación era tan crítica, que este hecho dio origen al paro campesino de 1976, que reivindicó necesidades de tipo agrario y la profundización de las políticas del INCORA en su momento.

En lo cultural, también se puede mencionar la promoción de las Semanas Culturales, las que reflejaban la diversidad étnica y cultural de los pobladores del territorio. En lo referente a sitios lúdicos o de encuentro en la ciudad, se creó el parque de la Consolata y surgieron nuevos barrios como el Torasso, liderados por la Iglesia. Hubo otros barrios y espacios urbanos que implicaron un ordenamiento urbano dirigido que se expresó con la creación del barrio Juan XXIII (1962), con el liderazgo de Monseñor Ángel Cuniberti a quien el Papa Juan XXIII apoyó económicamente para la construcción de dicho barrio que hoy lleva su nombre; lo que a su vez era respuesta a problemas o desastres naturales como las inundaciones, causadas por la quebrada el río Hacha. Paralelamente a este movimiento poblacional se crean nuevas parroquias y escuelas como centros de socialización.

“A mediados de los años 70 la colonización experimenta una transformación significativa. En el plano económico se comienza a pasar de una economía productiva de subsistencia a una  economía de orden predominantemente extractiva de pequeña y gran escala en la producción de cultivos de uso ilícito, quedando la ganadería y otros cultivos en un segundo plano. Concomitante con esta situación se van gestando los antivalores en la sociedad: se pierde el espíritu campesino y solidario que reinaba en la colonización y se introducen nuevos e imaginarios valores. Si antes la colonización estaba regulada por "Dios - trabajo - patria y familia", de ahora en adelante estas concepciones entraron en crisis, pues ahora domina el interés del dinero y se incrementa la competencia por la exacerbación del individualismo y la vida misma entra en el mundo de lo desechable.

En este mismo contexto de economía ilícita se manifiesta de manera crítica el enfrentamiento entre las fuerzas insurgentes del M-19 y el Ejército Nacional dentro de lo que algunos han llegado a llamar "la Guerra del Caquetá"; lo que origina una serie de migraciones internas en el Departamento, que hacen crecer regularmente la población urbana en Florencia, generando invasiones de gran magnitud como la de "Las Malvinas".

Paralelamente al desplazamiento urbano, por razones de la guerra interna y dada la asociación de la coca en el proceso de colonización, se configuran nuevos sujetos sociales tales como el colonizador-coquero18, los raspachines19, los traquetos20. Desde el punto de vista cultural, si antes la Iglesia y la escuela eran el centro aglutinante de la comunidad, a  partir de la influencia del mundo de la coca, la cantina y el prostíbulo aparecen en muchos lugares como los centros aglutinantes de la nueva sociedad, para no decir “comunidad” pues el sentido comunitario se ha perdido.

En síntesis, tal como se ha señalado anteriormente, el ordenamiento territorial de Florencia y del Caquetá y la construcción simbólica de la ciudad ha experimentado diversas etapas y rupturas en el desarrollo urbano y territorial. Podría decirse que el 90% de la ciudad ha surgido de manera irregular, dados los diversos momentos migratorios y los conflictos sociopolíticos del país y la región. Florencia y el Caquetá han vivido de sobresalto en sobresalto. No han tenido tiempo de pensarse a sí mismos, han sido avasallados por las circunstancias. Solamente hasta ahora, con una población que ha nacido en la región, podría intentarse una intervención fuerte del Municipio, para reordenar urbanamente la ciudad, asumiendo su historia y proyectándola hacia el futuro.

CARATERISTICAS GENERALES DEL CAQUETÁ.

Clima y aspectos geomorfológicos. La Amazonía se caracteriza por ser una de las regiones más lluviosas de Colombia, de allí que en el Caquetá las lluvias sean altas y relativamente constantes, la precipitación promedio anual es de 3.112 aproximadamente. La temperatura media anual es de 25ºC, con una tendencia monomodal a lo largo del año, con un periodo de mayor temperatura entre diciembre y febrero, y de menor temperatura entre junio y agosto.

Topografía: Por su topografía el Caquetá cuenta con una diversidad de pisos térmicos, su altitud varía entre 200 y 900 metros en las planicies amazónicas y 3.000 metros en la cordillera. Según su relieve, el departamento del Caquetá se divide en cuatro regiones: zona andina o de cordillera, el piedemonte amazónico, el lomerío y la Llanura Caqueteña.

Suelos: En términos generales los suelos del Caquetá son pobres en aportes minerales. La mayor parte de los suelos son ácidos. En ellos es frecuente encontrar hidróxidos de hierro y aluminio, tóxicos para la mayoría de los cultivos. La formación vegetal del Caquetá posee un régimen de nutrición mineral que depende principalmente de la base orgánica y no de los perfiles mineralizados de los suelos. Bajo la cubierta vegetal, la roca original, sometida al clima cálido y muy lluvioso, se trasforma en un material de soporte muy lavado, en que quedan principalmente óxidos de hierro y de aluminio, formando suelos lateríticos que no tiene los componentes nutritivos necesarios.

Estas características hacen difícil una producción agrícola intensiva en las zonas que estuvieron ocupadas por la selva. Por otra parte, si el bosque se tumba o quema –como ha ocurrido en extensas zonas del departamento- y existen vías de desagüe, los materiales que hacían de soporte del suelo se desmoronan rápidamente y se presenta una erosión que puede evolucionar hacia un paisaje desolado y se agrava por cuenta de la desforestación que se acrecienta cada día pues tiene una tasa de deforestación promedio del 11%.

Hidrografía: Entre los recursos naturales más importantes del Caquetá se destaca el agua. Las aguas superficiales del departamento pertenecen a la vertiente del Amazonas, ubicada en la región suroriental del país, constituida por numerosas corrientes hídricas como el río Caquetá, Putumayo, Vaupés, Guainía, Apaporis, Caguán, Orteguaza, Yarí, entre otros. 

Fauna y flora: El departamento tiene gran diversidad en recursos de fauna y flora, de los cuales se tienen datos 2100 especies de vertebrados, 150 especies de anfibios, 1028 especies de peces, 260 especies de mamíferos, además de reptiles y aves. Se tiene un total de 1646 registros de muestras vegetales dentro de los que se encuentran 1179 muestras botánicas colectadas, 131 familias, 454 géneros y 932 morfoespecies. De esta manera se arrojan datos de 932 árboles, 226 arbustos, 58 lianas, 123 palmas, 35 helechos y 265 hierbas.

 

 

Áreas Protegidas: Dentro de las áreas protegidas del departamento del Caquetá se destacan: El Parque Natural Nacional Los Picachos, Pico de La Fragua, Cerro de Paramillo, Serranía de La Peña, Serranía de Chiribiquete, Mesa de Iguaje, Mesa de Araracuara, Laguna del Chairá y la Laguna Bekochiará (Guecochará)

 

 

 

Economía: La economía del Caquetá se sustenta en la producción agropecuaria, el extractivismo forestal y pesquero, las actividades comerciales y la prestación de servicios. La actividad agropecuaria está conformada por el sector agrícola y por la producción pecuaria.

Vías de acceso: Cuenta con una red vial de 2740,20 Km. de los cuales 1756 Km. que corresponden a caminos municipales y veredales de los cuales el 11.4% esta pavimentado y registra en la actualidad un evidente deterioro; y el restante 88,6% se encuentra sin pavimento y en pésimas condiciones.

Visto 868 veces

¿QUÉ OPINA DE CAQUETÁ MEMORIA Y PAZ?

Nos interesa saber qué tipo de contenidos quisieran ver en Caquetá Memoria y Paz, por eso los invitamos a votar por alguna de las siguientes opciones:

Contenidos que destaquen la cultura de la región. - 25%
Historias de vida de personas que han dejado un legado para Caquetá - 37.9%
Historias sobre la sostenibilidad ambiental y el turismo en Caquetá. - 7.8%
Relatos sobre mujeres y género. - 15.5%

ESTA PÁGINA CUENTA CON EL APOYO DE:

Este sitio web fue diseñado gracias al apoyo del Centro Nacional de Memoria Histórica, a través de su programa de Alfabetizaciones Digitales y del Programa de Fortalecimiento Institucional para las Víctimas, que cuenta con el apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el apoyo técnico de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Los contenidos y las opiniones expresadas en este sitio web son responsabilidad de sus autores y de las organizaciones participantes, y no necesariamente reflejan las opiniones del CNMH, de USAID, del Gobierno de Estados Unidos de América o de la OIM.

 

GESTORES DEL SITIO:

El sitio web fue creado como una iniciativa digital para la visibilización de iniciativas de memoria, organizaciones sociales y de víctimas del conflicto armado en Colombia. Para conocer a los gestores puedes hacer clic en aquí. Para descargar las Políticas de publicación puedes hacer clic en el siguiente enlace:

POLÍTICAS DE PUBLICACIÓN