Jueves, 02 Junio 2016 09:40

UNA VIDA PARA ADMIRAR

Escrito por Leidy Laura Pinzón García. / Estudiante Licenciatura en Ciencias Sociales Universidad de la Amazonia.

Sharina Murcia o Rafael Piñeros es una sola persona, quien a pesar de los obstáculos que se le han presentado en su vida, ha logrado superarse, habiendo sido víctima de diversos abusos. 

Alrededor de los años 50’s en Belén de los Andaquíes, Caquetá; nació Rafael Piñeros, quien desde muy temprana edad se reconoció homosexual, le encantaba usar los vestidos y tacones de su madre y hermanas. Un hecho que le marco la vida desde muy temprana edad, fue ver como en plena Plaza de Toros le golpeaban y abucheaban a Manuelito España (primer persona en declararse homosexual en Florencia), lo cual la llevo a refugiarse debajo de las faldas de su madre.

 

En la adolescencia, los niños la reconocieron como alguien diferente, la molestaban por el hecho de jugar con las niñas y las muñecas. Siempre fue una líder natural de su grupo de amigas, una persona independiente. Todo fue relativamente bueno, una vida sencilla y una niñez agradable hasta que a sus 9 años de edad  murió su padre. De esa unión tuvieron tres hijos, Rafael Murcia y sus dos hermanas menores.

 

Al pasar el tiempo su madre empezó otra relación, no fue la mejor decisión puesto que ese hombre era “de lo peor”;  ladrón, vicioso, bebedor y “la cereza del pastel” y hasta violador de niños. Muchas veces a Rafael le toco cuidar de sus hermanas para que este sujeto no les fuera a causar ningún daño. Con este señor ella tuvo otros tres hijos más, muchas bocas para alimentar. El marido que consiguió su madre término quitándoles toda la plata y los dejó en la calle.

En su juventud se empezó a reconocer como mujer, haciéndose llamar como Sharina Murcia, los sacerdotes de esa época se aprovechaban de su mala situación económica, la violaban y para que luego no fuese a decir nada le daban unas cuantas moneditas dentro de un bolso.  A la edad de más o menos 15 años muere su madre, lo cual hace que se descarrile y pierda el rumbo de su vida. Entró en la vida de los vicios, el trago, las malas compañías, era una persona muy vulnerable. Se encontraba sola en la vida pero siempre supo salir adelante, trabajó duro  en oficios varios y estudio a la vez en el horario nocturno.

Un amigo de ella, que pertenecía a  los Hermanos de la Salle la utilizo sexualmente durante mucho tiempo y con engaños se la llevo para la cuidad de Bogotá. Al cabo de cierto tiempo la dejo, quedándose sola en esa gran ciudad  por lo que tuvo que buscar trabajo, lo cual fue una ardua tarea hasta que por fin encontró uno en un hotel, que le duró hasta que demolieron la estructura. Gracias a su buen desempeño en el trabajo la familia que administraba el hotel la acogió. Esta familia estaba conformada por una pareja de esposos y 3 hijos, dos niñas y un hombre, pero este se había suicidado hacía ya algún tiempo antes de que ella llegara. Sharina fue como la persona que llego a suplir ese espacio que había quedado en aquella familia, era tratada como un hijo más.

 

La señora de la casa, cierto día le pidió a Sharina su cedula, ella por la confianza que le tenía se la dio, esta mujer llevo este documento a la policía para que ella fuera forzada a prestar el servicio militar. Cuando se enteró de esto, Sharina no tuvo más que hacer, le toco presentarse a la Policía Nacional a la Escuela Rafael Reyes, en Boyacá. Allí convivio junto con 5.000 hombres, los cuales la humillaban, traumatizaban y peor aún, la violaban. Estos individuos le hicieron la vida imposible en ese lugar. Los comandantes la citaban a ciertos lugares y por la disciplina que se le había implantado ella tenía que seguir las órdenes de ellos, aún sabiendo que lo que iban a hacerle no le gustaría para nada, la maltrataban y la violaban.

 

En este lugar la obligaron a cambiar su tono de voz, su forma de expresarse, le hicieron reprimir parte de quien ella era. Gracias a un concurso que gano, le fue permitido que trabajara en horario de oficina y en las noches estudiar. Esta situación generó envidia por parte de sus compañeros, lo que la llevo a tomar la decisión de salir de esta institución. Para ello conto con la ayuda de un amigo, con el cual montaron un espectáculo de que eran pareja (mismo sexo) y otras cosas más; esto llevo a que les dieran de baja. Junto a él llegaron hasta Barranquilla, aquel joven consiguió trabajo como marinero de agua dulce y ella quedo nuevamente sola.

Sharina adquirió  trabajo en una Pizzería en Barranquilla en las noches y estudió peluquería, una de sus grandes pasiones. Al haberse graduado en la escuela de peluqueros, regresó a Bogotá. En las idas y venidas entre Bogotá y Caquetá, llego a vivir en un Inquilinato. En este sitio se encontraba una señora de edad, la cual tenía un marido muy joven y dos hijos, un niño recién nacido y otro de más o menos 4 años. Al mayor lo maltrataba y se encontraba muy mal alimentado.

Ante esta situación le comento a la señora que si era posible que le podría  dar el niño, que ella se haría cargo de él. Efectivamente esta señora le cedió al niño, para ella este era el cambio que necesitaba en su vida.  En el Caquetá ella diligencio los papeles del niño para que quedara registrado como hijo suyo. Por esto dejo de lado la vida de vicios y prostitución que llevaba; adquiriendo equilibrio y estabilidad tanto emocional como económicamente.  

Entre los años 2006 y 2007, mientras residía en San Vicente del Caguan, recibió varias amenazas de muerte lo cual la forzaron a dejar su vivienda y desplazarse a la cuidad de Bogotá. A lo largo de su vida se ha realizado alrededor de 13 cirugías, en diferentes partes del cuerpo. Por el hecho de ser mujer trans la han molestado, pero no han llegado a afectarla. Ha realizado 3 técnicos en el Sena y 25 diversos cursos entre ellos de porcelanicron, pintura en tela, bordados entre muchos otros.

Hoy en día, lleva una vida plena, tranquila  y feliz, vive junto a su hijo adoptivo. Gracias a su buena estabilidad económica ha podido darles educación universitaria a todos sus sobrinos.

 

 

 

Visto 441 veces

¿QUÉ OPINA DE CAQUETÁ MEMORIA Y PAZ?

Nos interesa saber qué tipo de contenidos quisieran ver en Caquetá Memoria y Paz, por eso los invitamos a votar por alguna de las siguientes opciones:

Contenidos que destaquen la cultura de la región. - 25%
Historias de vida de personas que han dejado un legado para Caquetá - 37.9%
Historias sobre la sostenibilidad ambiental y el turismo en Caquetá. - 7.8%
Relatos sobre mujeres y género. - 15.5%

ESTA PÁGINA CUENTA CON EL APOYO DE:

Este sitio web fue diseñado gracias al apoyo del Centro Nacional de Memoria Histórica, a través de su programa de Alfabetizaciones Digitales y del Programa de Fortalecimiento Institucional para las Víctimas, que cuenta con el apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el apoyo técnico de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Los contenidos y las opiniones expresadas en este sitio web son responsabilidad de sus autores y de las organizaciones participantes, y no necesariamente reflejan las opiniones del CNMH, de USAID, del Gobierno de Estados Unidos de América o de la OIM.

 

GESTORES DEL SITIO:

El sitio web fue creado como una iniciativa digital para la visibilización de iniciativas de memoria, organizaciones sociales y de víctimas del conflicto armado en Colombia. Para conocer a los gestores puedes hacer clic en aquí. Para descargar las Políticas de publicación puedes hacer clic en el siguiente enlace:

POLÍTICAS DE PUBLICACIÓN