Colombia es un país marcado por la violencia, el conflicto armado y el terrorismo a manos de distintos grupos al margen de la ley.

Uno de los departamentos más afectados ha sido el Departamento del Caquetá; este relato sucedió en el municipio de Milán, para ser más exactos, en la inspección de San Antonio de Getucha.

Estando yo de tan solo siete meses de edad ya fui víctima del conflicto, ya tenía en mi cuerpo cicatrices que marcarían mi vida para siempre, era el resultado de una guerra que pareciera no tener un punto final. Mi vida transcurría en medio de hostigamientos, marchas, mingas de trabajo, muertes y un sin número de desastres que causaron las Fuerza Armadas Revolucionarias colombianas (Farc). Al ser muy niña, esto me parecía tan normal; los juegos, los paseos al rió, le brindaban a mí ser lo que llaman “felicidad”.

Se hará un recorrido secuencial de la historia de una etnia que cada día va perdiendo sus raíces, su cultura y tradiciones como consecuencia de la violencia reinante en Colombia y las ansias de poder de la clase dirigente a cualquier costo.

La etnia Tama del gran Tolima, pueblo indígena (colombiano)  que ha sido víctima del conflicto a nivel histórico, es una etnia que junto con los Andaquí y Mocoanos, fueron unos de los que formaron resistencia a la colonización española, pero esto no fue impedimento para que muchos de los indígenas fueran esclavizados y obligados a trabajos forzados, como también a cumplir con otras funciones de importancia para los colonos, esto llevo al desplazamiento de muchos de ellos hacia otras tierras en busca de subsistencia y paz.

Sharina Murcia o Rafael Piñeros es una sola persona, quien a pesar de los obstáculos que se le han presentado en su vida, ha logrado superarse, habiendo sido víctima de diversos abusos. 

Alrededor de los años 50’s en Belén de los Andaquíes, Caquetá; nació Rafael Piñeros, quien desde muy temprana edad se reconoció homosexual, le encantaba usar los vestidos y tacones de su madre y hermanas. Un hecho que le marco la vida desde muy temprana edad, fue ver como en plena Plaza de Toros le golpeaban y abucheaban a Manuelito España (primer persona en declararse homosexual en Florencia), lo cual la llevo a refugiarse debajo de las faldas de su madre.


Doña “INESITA”, así con mayúscula, era como la conocían desde los círculos de poder más rancios y encopetados de la sociedad Colombiana, hasta en los rincones mas alejados y paupérrimos del departamento del Caquetá, a esta matrona con alma de niña, carácter de hierro, nobleza de ángel y sensibilidad social inimitable.

¿QUÉ OPINA DE CAQUETÁ MEMORIA Y PAZ?

Nos interesa saber qué tipo de contenidos quisieran ver en Caquetá Memoria y Paz, por eso los invitamos a votar por alguna de las siguientes opciones:

Contenidos que destaquen la cultura de la región. - 25%
Historias de vida de personas que han dejado un legado para Caquetá - 37.9%
Historias sobre la sostenibilidad ambiental y el turismo en Caquetá. - 7.8%
Relatos sobre mujeres y género. - 15.5%

ESTA PÁGINA CUENTA CON EL APOYO DE:

Este sitio web fue diseñado gracias al apoyo del Centro Nacional de Memoria Histórica, a través de su programa de Alfabetizaciones Digitales y del Programa de Fortalecimiento Institucional para las Víctimas, que cuenta con el apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el apoyo técnico de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Los contenidos y las opiniones expresadas en este sitio web son responsabilidad de sus autores y de las organizaciones participantes, y no necesariamente reflejan las opiniones del CNMH, de USAID, del Gobierno de Estados Unidos de América o de la OIM.

 

GESTORES DEL SITIO:

El sitio web fue creado como una iniciativa digital para la visibilización de iniciativas de memoria, organizaciones sociales y de víctimas del conflicto armado en Colombia. Para conocer a los gestores puedes hacer clic en aquí. Para descargar las Políticas de publicación puedes hacer clic en el siguiente enlace:

POLÍTICAS DE PUBLICACIÓN