Sábado, 31 Octubre 2015 09:58

“PERIODISTAS EN LA MIRA” ENRIQUE GUTIERREZ OVIEZ 1930-1981

Escrito por Silvio Rubiano Suarez
ENRIQUE GUTIERREZ OVIEZ  1930-1981 ENRIQUE GUTIERREZ OVIEZ 1930-1981 Harley Enrique Gutierrez Ñustez

Nació en Florencia el 6 de junio de 1930. Primogénito, en el seno del hogar conformado por doña María Elodia Oviez Vega (prima hermana del ex presidente Misael Pastrana Borrero) y don Eloysito Gutiérrez Cuellar, heredero único de Don Eloy Gutiérrez Mavesoy y 10 hermanos Gutiérrez, quienes perecieron trágicamente por orden de la Casa Arana con el concurso de indígenas uitotos en Numancia, hoy Tres Esquinas.

 

Fueron sus hermanos: Nohora, Iván, Alirio, Guido y Hernán Gutiérrez Oviez. Adelantó estudios Primarios en la Escuela La Salle de Florencia, bachillerato en el Colegio León XIII de Bogotá, e ingresó a la Escuela de Cadetes del Ejército Nacional, donde alcanzó el grado de Teniente. En 1955 contrajo nupcias en la Catedral de Florencia con Dolly Verónica Ñustez Motta, hija del líder liberal de San Vicente del Caguán y Puerto Rico, Don Vicente Ñustez, de cuyo hogar nacieron siete hijos (Melba, Harley, Helbert, Aisen, Rubén, Yaqueline y Harol) dos de éstos sacerdotes. Antes de su matrimonio había nacido Nohora. En dos diferentes uniones maritales posteriores nacieron seis hijos más. (Nairo, Jhon y Maitén), (Eduardo y Margarita). De su última relación con una indígena uitoto, tuvo una hija que llamó Dabeiba, quien, a la muerte de su progenitora, contaba con 8 meses de vida y falleció sin completar un año. Recién casado viajó a la ciudad de Bogotá y se vinculó al magisterio de Cundinamarca, posteriormente ejerció como Jefe de Extensión Cultural de ese departamento y diputado suplente. Estuvo en Villavicencio (Meta), capital en la que había fijado residencia su padre Don Eloysito.

Se desempeñó como locutor de la “Voz del Llano” y “Radio Cinaruco”. Regresó a Caquetá en el año de 1964 y se vinculó a los medios locales de prensa escrita y hablada desde donde desarrolló varias modalidades de periodismo con radio noticieros y columnas de opinión muy controversiales que cuestionaban el devenir de las administraciones municipales e intendenciales de la época Ejerció por dos periodos consecutivos como Concejal de Florencia desde donde fue impulsor, junto con Miguel Reinaldo Duque Motta, del barrio Obrero de Florencia, asentamiento humano subnormal donde Enrique demostró su enorme sensibilidad social. Jefe de Prensa de la Intendencia del Caquetá, impulsor de las fiestas del Sanpedro en  Caquetá mediante las Semanas Culturales; fue creador de la ASDARCA, (Asociación de Artistas del Caquetá), de la cual se desempeñó como su primer presidente. Posteriormente fue Alcalde de Belén de los Andaquies y allí fundó la primera emisora de ese municipio: “Espléndida Etéreo”. Viajó al municipio de Espinal Tolima como director de la emisora La voz del Centro de Caracol durante dos años, posteriormente fue fundador y director de la emisora “esplendida” de Purificación Tolima, también por dos años. Retorna nuevamente a Caquetá y es designado Inspector de Policía de Valparaíso, seguidamente de Curillo y finalmente de Cartagena del Chairá. En las inspecciones de Valparaíso y Curillo, Caquetá, y el municipio de La Hormiga, Putumayo, así como lo había hecho en Belén de los Andaquies, puso en funcionamiento, su emisora Esplendida Estéreo, pero en Cartagena del Chairá le cambia el nombre por “La Voz del Río”. Justamente fue en esa emisora, que funcionaba en la Casa de la inspección, donde lo sorprendió su temprana muerte a los 51 años de vida en una toma de guerrilleros de las Farc a Cartagena del Chairá el 21 de mayo de 1981, convirtiéndose en el primer periodista del departamento,  asesinado por móviles asociados a su condición de comunicador. El día de su asesinato estaba en la mitad de su noticiero matinal a las 7, frente al micrófono. Fue acribillado inicialmente por dos disparos no mortales, su primera caída herido fue sobre el micrófono de la emisora que se convirtió en su obsesión, pero luego se reincorporó y caminó por un pasillo desenfundando un arma que tenía para repeler la agresión, este hecho alertó a su verdugo en huida, quien se devolvió y lo remató con cinco disparos más, dos de ellos en el mentón.

Murió en su Ley. Las pesquisas judiciales dieron cuenta de dos versiones de su muerte. Algunos manifestaron que lo habían asesinado fuerzas oscuras del Estado porque desde su emisora se promovía la subversión mediante claves que contenían algunas piezas musicales que se escuchaban muy corrientemente. La segunda versión sostenía que lo habían asesinado las Farc por cuanto lo sindicaban que mediante unas claves que estaban en las canciones de la emisora, se le daban señales al Ejército para delatar movimientos de la guerrilla. La verdad, es que las canciones que hacían sospechar a unos y a otros hacían parte del gusto excesivo que tenía Enrique por la música cubana entre ellas Juan Tálamera y las tradicionales de Silvio Rodríguez que se repetían de manera evidente y tenían gran contenido de protesta social. Enrique Gutiérrez Oviez fue un pionero de la radio caqueteña, junto a empresarios radiales como don Germán Aristizabal y Jorge Daniel Santos, como quiera que a mediados de las décadas de los sesenta y setenta Enrique Gutiérrez hizo derroche de talento, cultura, versatilidad, fino humor, carácter y valentía. Fue pionero de los radioteatros y de los programas de concursos para explorar vocaciones artísticas. Su estímulo despertó potencialidades de artistas que descollaron a nivel nacional como Luís Ángel Nieto Sierra, Fernando Bahamón Horta, Maricela Hurtado, entre otros. Se desempeñó con gran destreza como columnista en los principales periódicos regionales de la época.

Su estilo único e irrepetible en la radio: diverso, ameno, creativo y a su vez crítico y controversial, fueron toda una época inolvidable de la radio local que para entonces tenía a la Voz del Caquetá de RCN y a Ondas del Orteguaza de Todelar, como los únicos medios radiales de cubrimiento regional. Mediante un noticiero independiente y propio, conocido con el nombre de “El Sirirí”, se convirtió en un fustigador inclemente de las administraciones gubernativas de la época. Sus transmisiones y reportajes de los grandes acontecimientos regionales y su estilo de entrevista en radio, fueron admirados, imitados y respetados en esos años. Por esos días se movilizaba en una moto que había comprado al sacerdote Italiano Ravera y que llamó “La Pisinga”, causaba gran conmoción e hilaridad en la ciudad, pues solo había dos ejemplares. También ejerció su misión pedagógica y varios periodistas como Lunio Hermid Cardozo, Arnoldo Barrera Cadena e Hipólito Muñoz, entre otros, quienes reconocen haber recibido sus primeros estímulos en la vena talentosa de Enrique Gutiérrez Oviez, a quien por su locuacidad sin límites y su fino humor, sus amigos y allegados llamaron cariñosamente “El Loco” Gutiérrez.     

 

El heredero de su talento periodístico, entre sus hijos, es el Magister en Estudios Políticos, Harley Enrique Gutiérrez Ñustez, columnista con amplia aceptación en varios periódicos y revistas regionales, así como columnas de opinión publicadas en medios locales y nacionales.

 

 

Visto 678 veces

¿QUÉ OPINA DE CAQUETÁ MEMORIA Y PAZ?

Nos interesa saber qué tipo de contenidos quisieran ver en Caquetá Memoria y Paz, por eso los invitamos a votar por alguna de las siguientes opciones:

Contenidos que destaquen la cultura de la región. - 25%
Historias de vida de personas que han dejado un legado para Caquetá - 37.9%
Historias sobre la sostenibilidad ambiental y el turismo en Caquetá. - 7.8%
Relatos sobre mujeres y género. - 15.5%

ESTA PÁGINA CUENTA CON EL APOYO DE:

Este sitio web fue diseñado gracias al apoyo del Centro Nacional de Memoria Histórica, a través de su programa de Alfabetizaciones Digitales y del Programa de Fortalecimiento Institucional para las Víctimas, que cuenta con el apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el apoyo técnico de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Los contenidos y las opiniones expresadas en este sitio web son responsabilidad de sus autores y de las organizaciones participantes, y no necesariamente reflejan las opiniones del CNMH, de USAID, del Gobierno de Estados Unidos de América o de la OIM.

 

GESTORES DEL SITIO:

El sitio web fue creado como una iniciativa digital para la visibilización de iniciativas de memoria, organizaciones sociales y de víctimas del conflicto armado en Colombia. Para conocer a los gestores puedes hacer clic en aquí. Para descargar las Políticas de publicación puedes hacer clic en el siguiente enlace:

POLÍTICAS DE PUBLICACIÓN